Páginas

sábado, 11 de julio de 2009

Niños de la Calle en San Salvador.

Les dejo a continuación un artículo de Irene Fraile Manterola, periodista de Elsalvador.com, el cual se refiere a las condiciones de vida de los niños de la calle en San Salvador. La fuente de publicacion se encuentra en este LINK.

Algunos cantan en los buses, otros limpian los vidrios de los carros, venden frutas, hacen piruetas o, simplemente, piden limosna. Así se las arregla más de doscientos niños de la calle en San Salvador para conseguir el dinero necesario con el que sobrevivir y comprar las drogas a las que son adictos.

En la plaza El Trovador, al sur de la capital, Kevin, William y Moisés pasan la infancia entre botes de pega, cigarros y algunos juegos de naipes con los que ganan unas monedas. Algunos no quieren oír hablar de centros de rehabilitación y otros, como José Liberto, anhelan recuperar a sus familias.

Es difícil determinar el número de niños en esta situación ya que algunos viven entre la calle y su casa, a veces pasan temporadas en los centros para menores o cumplen la mayoría de edad en la calle.

Aún así, según David Rauda Peraza, director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM), "se calcula que actualmente la cifra asciende a trescientos niños, cuarenta más que en 2003".

Para el subinspector Orlando Aguilar, de la Dirección de la División de Servicios Juveniles y Familia de la Policía Nacional Civil (PNC), "algunos menores no van a la escuela, están vagando. Son menores en riesgo de quedarse en las calles" y se muestra preocupado porque "los niños de la calle son protagonistas de acciones que incomodan a los ciudadanos y, además, están en situaciones que acrecientan su vulnerabilidad".

Estos riesgos a los que se exponen diariamente son la violencia, el abuso, la trata, la explotación sexual y comercial, la exposición a las inclemencias del clima y a un sin fin de enfermedades, entre otras, las de transmisión sexual.

Una investigación elaborada por la Fundación Antidrogas de El Salvador (FUNDASALVA), en 2006, reveló que los motivos suelen hallarse en el propio hogar.

Pertenecen a familias desestructuradas, donde predomina la violencia y el abandono. Es frecuente el modelo de familia uniparental y el caso de padrastros que maltratan al niño.

Algunos de ellos son hijos de alcohólicos y/o prostitutas y pasan sus primeros años de vida en ambientes inapropiados.

En esas circunstancias, empiezan a encontrar en la calle "un espacio de libertad ante el rechazo a la autoridad dominante", tal como indica el estudio de FUNDASALVA.

Las primeras salidas son cortas, van a jugar a las maquinitas, conocen a compañeros que les admiten en sus grupos, les ofrecen protección y los inducen al consumo.

Cuando el CAM o la PNC les encuentran son llevados al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA), donde lo primero que se gestiona es la búsqueda de los padres o parientes responsables.

Luego el menor puede permanecer voluntariamente en el Complejo de Integración Social para la Niñez y la Adolescencia (CISNA) y seguir un programa de rehabilitación basado en componentes psico-sociales, sanitarios, familiares, educativos, espirituales y de desintoxicación.

El proceso es largo y a menudo se rompe porque los niños no se acostumbran a las normas, a los espacios cerrados y a la falta de drogas. Se escapan, pasan unos cuantos meses en la calle y vuelven al centro.

Consumo de drogas

Una nota común en todos los niños de la calle es el consumo de diversas sustancias tóxicas. Suelen empezar por el tabaco y el alcohol, luego se enganchan a la marihuana, la pega y al crack.

La sustancia más habitual es la pega utilizada por los zapateros, cuya venta a menores está prohibida según la Ley Reguladora de las Actividades Relativas a las Drogas.

Cabe destacar que se está produciendo un incremento en la venta de crack (de acuerdo a apreciaciones de diversas instituciones), pues se puede adquirir una piedra por 25 centavos de dólar, la cual está muy adulterada y con pésimos efectos para quien la fuma.

Según Maris de Belloso, delegada de la región central y paracentral del ISNA, de los 219 niños que pasaron por el CISNA en 2006, "todos consumían alguna droga y muchos eran poliadictos, con lo que la rehabilitación se encarece y es necesaria la colaboración de otras instituciones".

El Hospital Psiquiátrico, FUNDASALVA, el Centro Jardín de Amor en Zacatecoluca y la Fundación Hogares Providencia mantienen programas de salud, rehabilitación y reinserción para varios menores.

UNICEF ya no trabajan el tema en El Salvador porque no se centraba en las causas sino en las consecuencias del problema.

Sin embargo, entre sus objetivos están la protección a los niños explotados sexualmente, víctimas de trata, niños trabajadores, desatendidos por sus progenitores, prevención contra el abuso de sustancias, educación, etc. Aspectos relacionados con los niños de calle.